Aladdin (2019)

No iba a escribir nada de esta aburrida y rutinaria película de Disney, pero me ha asombrado el éxito de taquilla…. o no (una entrada de niño implica al menos otra de adulto, de ahí el éxito de cada bodrio que sacan dirigido a este público). También me ha asombrado como con ese material de partida se puede hacer algo tan ridículo.

En primer lugar he de confesar que no he visto la película. Es decir, no la obra original, porque en mi ciudad no tenía oportunidad de verla ya en V.O., y por mucho que digan, las canciones Disney traducidas suenan como si tocara una sonata de Mozart un mono araña. Lo cual ya predispone un poco en contra. Las canciones suenan forzadas, las letras con calzador en la música, sin ritmo, y las voces como salida de la garganta de otras personas (algo así como cuando vemos a los orondos y ancianos cantantes de ópera hacer de bellas jóvenes japonesas o apuestos soldados ingleses).

Pero independientemente de ello, es que la peli es un horror. Llega un momento donde empiezo a aburrirme y sentir vergüenza ajena. Los protagonistas (con aspecto más indio que árabe) tienen menos química que Hayden Christensen y Natalie Portman en aquella galaxia muy muy lejana. Sobre todo él, queda lejos de la magia que debería tener la plasmación real del Alí dibujado en aquel lejano siglo XX.  Menos mal que surge el genio (muy tarde) para animar un poco. Porque siendo Will Smith un actor que siempre me ha cargado, es gracias a él que aquello coge un poco de ritmo, aunque sigo echando de menos a Robin Williams.

Echando de menos

Cuando todo parece que ya no puede ir a peor surge la necesidad de plasmar un empoderamiento de la Jasmine en forma de a) ridícula canción a lo Frozen, carne desde YA de casting de programas de Factor X u Operación Triunfo (no sé si es culpa de echar de menos a Ashman o es que Menken no estaba inspirado); y b) resolución final con “Sultana” (jódete spoiler) metido con calzador en una sociedad (la árabe en general y sobre todo Arabia Saudí) donde el abuso a la mujer no está como para bromear con el tema.

En fin, un despropósito que hace que la sosa Dumbo parezca una obra maestra, y donde vemos la cuesta abajo de las pelis de acción real de clásicos Disney, donde empezó con la notable El libro de a Selva, para acabar en esto… No quiero ni saber que han hecho con El Rey León (obvio las Maléficas porque mejor ni pensarlo).

Por cierto, que lío tiene montado Hollywood entre Arabia y Bollywood, porque a veces dudo donde está localizada la historia. Y no pierdo tiempo ni en revisar que he escrito de corrido, ni la ortografía, pero uds disculpen que no me entretenga más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s