Casi imposible

Hoy en día es prácticamente Casi Imposible que una comedia romántica llegue a los cines y salga airosa por varias razones. La principal es que el cine hoy se divide en superhéroes y películas independientes raras e infumables. Otra razón es que tanto bodrio  en los últimos años ha llevado al género a su agonizante desaparición. Desde lo peor de Jennifer Aniston, que acabó hundiendo el género, hasta otras estrellas  que lo intentaron pero fracasaron (Katherine Heigl, Kate Hudson), el género acabó cayendo en el olvido, o lo que es peor, en la parodia. Hay que reconocer que la culpa no fue todo de las actrices, sino que los malos guiones y peores directores no ayudaron mucho. Desde La boda de mi mejor amigo o Algo pasa con Mary, poca cosa que contar. Tal vez la maravillosa (500) días juntos, pero el siglo XXI había dado ya por muerto al género.

Así que siempre es bienvenido un intento quijotesco de revivir la historia de chica-conoce-chico-pero-es-imposible-pero-se-puede-con-ayuda-de-amigos-frikis. Aunque claro, vivimos en los tiempos de #metoo y ellas no pueden ser solo floreros ni ellos caballeros andantes.

impo.jpg

Casi Imposible es un poco el resultado de su tiempo. Ella es tanto o más importante que él en la trama. Él no la rescata, y además, debe ser tan malhablada como cualquier hombre. Eso sí, sin perder su glamour hollywoodiense.

Pero bueno, para no enrollarnos: que la peli está bien. Es comedia. Te ríes que es el objetivo. Pero lo principal, por lo que funciona, es por la química innegable, y por otra parte en principio inimaginable entre Chalize Theron y Seth Rogen. Ellos llevan el paso y crean momentos estupendos sólo con sus miradas, sus diálogos y su complicidad.

Por el lado negativo es increíble como,  una película que en ocasiones roza el slapstick puede resultar falta de ritmo y lenta. O falla el guión o falla el director. En todo caso es de agradecer, que mientras que otras pelis de su género sufren un grave bajón en el último tercio, fruto del drama, aquí el tono de comedia se mantiene a lo largo de todo el metraje.

En resumen, que el intento de pasar las comedias de Kate Hepburn (La mujer del año, La Costilla de Adán) por el filtro de los hermanos Farelly resulta a medias, y se salva gracias a los maravillosos actores (muy bien secundados, todo hay que decirlo). Un buen intento, no aburre, sales con una sonrisa, pero consciente que en otras manos hubiera sido otra La Fiera de mi niña. No siempre se da en la diana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s