La Forma del Agua

Desde que vi La Forma del Agua he dejado pasar tiempo para saber realmente que pienso de esta película, y todavía no lo tengo muy claro. Guillermo del Toro es un señor que cae bien y uno tiende a ver benevolente con su obra, aunque no comparta absolutamente nada con Pacific Rim, Hellboy o Blade II más allá que un desagrado visceral, cuestión de gustos. En cambio, alguien que ha hecho El Laberinto del Fauno (2006) ya merece toda una carrera. Y éste es justo el primer escollo para La Forma del Agua: me huele a revisitación de aquella fábula a la imaginación.

Revisitación sí, pero con un diseño de producción que quita el hipo. Ya desde que ves el apartamento de Elisa sabes que todo va a estar rodeado de una magia especial. Luego la música que ha compuesto Alexandre Desplat es capaz de hacer hasta de Torrente una obra poéticamente sublime. Su Oscar es el único que sería un auténtico robo, y se ha añadido otra melodía para el recuerdo cinematográfico.

En conjunto todo, todo, suena a medido y redondo. Las actuaciones están en estado de gracia, y si Sally Hawkins no se lleva la estatuilla dorada es por esa manía que se ha cogido de que Frances McDormand haciendo de Frances MacDormand es más merecedora del premio. Y no es la única. El papel de Richard Jenkins es precioso, y él le añade una humanidad que lo saca de la simple caricatura. Con El Visitante (2007) y ahora su papel de Giles, el artista solitario, me ha ganado como uno de mis actores admirables. El momento en que Giles se mira en el espejo y no comprende como ha llegado a viejo y solo es memorable.

Y es que Guillermo del Toro no se limita a contar un cuento de hadas adulto, que ya es mucho, sino que cada personaje, desde la protagonista hasta el más pequeño tiene su pequeña película dentro de la película. Traza perfecto los personajes, los caricaturiza cuando debe en pos de la fantasía, pero en conjunto nos habla de marginados, distintos, de supuestamente perdedores. Es ahí donde La Forma del Agua, más allá de lo puramente visual, adquiere un nivel superior a la mayoría de las películas que nos llegan habitualmente. La limpiadora huérfana muda, la limpiadora de color con un marido abusador e inútil, el ser diferente usado para la investigación… hasta el malo es un caricatura de lo que se exige a un blanco caucásico como Dios manda y lo que la realidad impone.

Claro que Guillermo del Toro, en contraposición, nos exige que aceptemos sus reglas. Sus salidas de tono que rompen el clima, un guión que no sabes porqué pero hay algo que no cuadra, su salto de misterio a drama y a comedia un tanto bruscamente… Pero si entras en su mundo lo disfrutas como nadie, pues reconoces su pasión en lo que hace y su amor al cine.

Mi mayor problema es que, a pesar de todas estas maravillas, hay algo que me falta. Y es lo que tenía el Laberinto del Fauno. Me cuesta definirlo, pero es una magia que te envuelve, un sentimiento que te queda como un pozo cuando acaba la filmación y te acompaña a partir de ese momento en el recuerdo. Ese algo, que a pesar de su imperfección y los años, hace que siga dejando un hueco especial en nosotros la historia de Ofelia, esa niña de 13 años que se movía entre Faunos y mandrágoras. No sé… el tiempo dirá. Mientras, ¿les he contado esa maravilla que es escuchar toda la banda sonora de Desplat?

Reflexión final: ¿Se está convirtiendo el cine de género, terror o fantasía, en el reducto de la imaginación para contarnos cosas sin escapar a los circuitos minoritarios? Es un camino que hace años lleva el cine de animación. Si lo cuentas con dibujos o con monstruos asusta menos a los que ponen el dinero para las películas. De ahí obras como La Forma del Agua o Déjame Salir. Y es que la censura (de ideas o económica) siempre ha avivado la imaginación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, CINE, Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s