El Mayordomo (The Butler)

Qué bonito es volver a la esencia de la juventud. Allá por los años ochenta y principio de los noventa no había temporada de premios Hollywoodiense donde no hubiera una película épica de superación humana que abarcara la vida de alguien que luchara contra la injusticias y los cambios históricos por hacer una América mejor (así, sin respirar ni nada). Tal vez por estar en época de crisis y necesitados de ilusiones de superación y futuro mejor, los Weinstein han pensado que es el momento de volver a ello.

The_Butler_El_mayordomo_Lee_DanielsEl Mayordomo (The Butler) tiene todos los ingredientes para ello. De una infancia sin futuro de un niño negro recogedor de algodón en el sur, hasta el reconocimiento por parte del presidente de la mayor potencia mundial. El sueño americano perfecto. De la segregación y el abuso de los años 20 a un presidente negro en la Casa Blanca. God Bless America. Bueno, la América de EEUU, pero eso se da por descontado.

Estas epopeyas tienen que tener unos ingredientes básicos: momentos emotivos, un reparto plagado de estrellas (más o menos) y pequeños papeles (Mariah Carey, Lenny Kravitz, John Cusack, Jane Fonda, etc.) un recorrido por grandes fotografías históricas del país ejemplo del siglo XX, un protagonista omnipresente, un o una secundaria imprescindible y abnegado en el ascenso de la estrella, y un “inspirado en una historia real” que no es obligado pero ayuda. Desde Elegidos para la Gloria o Un lugar en el Corazón hasta Forest Gump los ejemplos son numerosos, pero por temática me vienen a la cabeza dos obvios: El Color Púrpura y Arde Mississippi. Los ingredientes se barajan, pero la esencia de epopeya los une.

El caso es que en estos menesteres los norteamericanos son unos maestros. Hacen máquinas de celuloides perfectas donde todo encaja a la perfección. Fotografías que resaltan los momentos, músicas en crescendo, una dirección encaminada a emocionar, unos actores emotivamente sobreactuados (carne de nominación a los oscars). En este caso el mayordomo, Forest Whitaker es un actor “Guadiana”. Desaparece un tiempo para aparecer luego de nuevo en papeles bombón. Ya nos sorprendió en aquella maravillosa Juego de Lágrimas después de ir paso a paso en obras como Platoon, Bird, Good Morning, Vietnam, y seguir actuando después para conseguir al fin el oscar que sonaba en sus oídos por El Último Rey de Escocia haciendo un papel desagradable. No es de extrañar que vuelva a ser nominado, quien sabe.

La secundaria de lujo en este caso es Oprah Winfrey, haciendo de esposa sufridora por la ausencia de un marido sacrificado a su trabajo. Momentos luz para que brille, se nota que el director Lee Daniels es fan de la estrella (lo más parecido que tienen en EEUU a una nobleza), y que tiene en vena el recuerdo de la presentadora/productora/actriz en El Color Púrpura. A verdad es que la señora cumple a la perfección su cometido. Inolvidable el momento Soul Train, y para detener un momento tanto drama e intensidad pongo  vídeo de Soul Train con la canción de los People’s Choice que baila la estrella (Party is a Groovey Thing)

Película de negros rodada por negros al fin, es la aportación necesaria para contar ellos mismos como han sufrido hasta conseguir llegar a lo más alto del sueño americano: tener un presidente de color. Criticar con pequeñas dosis el hecho de ser como los blancos quieren (ácida la crítica simpática al prototipo Sidney Poitier en su época) y flases de lo que ocurrió en el país especialmente desde finales de los cincuenta a principio de los ochenta. La película también nos sirve para, comparando con otras más antiguas sobre el tema, ver cómo ha evolucionado la visión de su historia por los americanos. Curioso es como siguen viendo a los Kennedy como “la realeza inmaculada” del país, y como dan golpes sin compasión a presidentes como Lyndon B. Johnson o Richard Nixon. Simpática resulta también que obviaran a Carter, un presidente tan gris que tal vez ni ellos quieren recordar, y la ambigüedad con que tratan a Reagan, tal vez aún muy reciente en la memoria.

En fin, que es el típico producto Hollywoodiense hecho para premios, aunque dudamos que alcance muchos, el cual muchos calificarán de “americanada”. Pero hay que reconocer que qué bien hacen esas “americanadas”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Mayordomo (The Butler)

  1. Qué pereza me da esta peli! Por cierto, “Gravity” peliculón y muy muy recomendable “Prisioneros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s