Magnifica presenza

Hay debilidades inexplicables. Después del debut de Hamman, El baño turco, el italo-turco Ferzan Ozpetek se ganó un puesto en nuestro país donde sus películas, aunque de forma minoritaria, se van estrenando sin prisa pero sin pausa. Tal vez el impulso dentro de la comunidad gay con El Hada Ignorante ayudó a ello. Después vino la que para mí es su mejor película, La Ventana de Enfrente, tras lo cual su filmografía discurre errática buscando su lugar. Sin embargo, siempre tiene algo que me despierta la curiosidad y ganas de ver su siguiente trabajo. Desde luego es un rara avis dentro de la filmografía europea. Algunos podrían clasificarlo como un Almodóvar con toques de Fellini, pero cualquier clasificación es siempre discutible. En todo caso, en un momento en que la filmografía italiana vive del recuerdo de tiempos mejores, este director consigue que sus películas trasciendan de sus fronteras.

Magnifica_presenza-477011224-largeTras tocar tal vez su punto más bajo con Tengo Algo que Contaros, que sin embargo se puede clasificar como una divertida película de éxito, llegó a las salas italianas Magnifica Presenza, estrenada hace ya casi un año en el país de los Berlusconi-Grigio. Historia de fantasmas, recuerdos, pasado y memoria, cuenta la historia de Pietro (Elio Germano), un joven siciliano que va a vivir a Roma persiguiendo el amor de una noche y el sueño de ser actor. Por las noches trabaja en una panadería, mientras que de día participa en infinitos castings. Así transcurre su vida hasta que alquila el segundo piso de una antigua casa y empieza a ver fantasmas. También ellos son actores, de una compañía teatral de los años 40, fallecidos en trágicas circunstancias. Dando la vuelta a la lógica, para los muertos, que no saben que lo están (como en Los otros), la “presencia” es Pietro. Como en La Ventana de Enfrente, Ozpetek añade un toque nostálgico apurando apuntes de supervivientes de la pasada guerra mundial.

Comedia ligera, con momentos extraños y surrealistas (el punto Fellini) como la visita a la sastrería clandestina donde transexuales confeccionan sombreros, Magnifica Presenzia es la novena película de este director que esperemos se estrene como las demás más pronto que tarde en nuestras pantallas. Con ocho nominaciones a los David di Donatello italianos, no es una gran película pero gustará a sus seguidores, y en pequeñas salas puede ser un simpático soplo de aire fresco, más al ver que las “buenas y grandes” producciones este año nos dejan más frío que tibios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s