Un Asunto Real

Candidata al oscar por Dinamarca, Un Asunto Real es un drama histórico que relata un curioso periodo en la historia de ese pequeño país del norte de Europa. Fechada en el siglo XVIII, cuenta, supongo que con sus licencias dramáticas, un corto periodo liberal que vivó el país influenciado por las corrientes francesas de la Ilustración.

un-asunto-real-cartel1 Cristian VII de Dinamarca, del que hoy se dice que padecía esquizofrenia, establece una amistad  durante un viaje al extranjero con su médico Johann Friedrich Struensee, al que nombra consejero de estado y con el que, enfrentándose al Consejo de Estado que era quien realmente gobernaba el país, inicia unas reformas tan liberales como la abolición de la censura o campañas de vacunación de la viruela para el pueblo. Finalmente, el asunto se complica por la relación del médico con la reina consorte, de la que se llegó a decir que tuvieron una hija juntos.

Corte europea, por una vez fuera de Francia, Inglaterra o España, la película cuenta un tema nuevo en las intrigas europeas y los aires de cambio que empezaban a soplar en las cortes absolutistas. Finalmente Struensee fue decapitado y el Consejo volvió las cosas a su cauce, pero posteriormente el heredero, Federico, da un golpe de estado y es nombrado regente, volviendo muchos de los logros precedentes.

 Contada con agilidad y claridad (cosa a veces difícil ya que a menudo solemos perdernos en estas películas entre nombres y vericuetos), Un Asunto Real resulta una interesante película, evidenciando una vez más que muchas veces las nominaciones a los oscar sirven para acercarnos buenas películas que de otra forma dudamos de su estreno entre nosotros. Excelente ambientación y actores, sirve a su vez en estos tiempos para llevarnos a reflexionar como tal vez hemos cambiado el poder de la aristocracia a la burguesía, pero que el poder sigue en manos e intrigas de unos pocos, que gobiernan para sus propios intereses más que para el beneficio de los pueblos que regentan. Y lo que es más interesante, como dicho pueblo, incomprensiblemente, apoya a esos caciques dejándose manipular en detrimento incluso de cualquiera que intentara mejorar sus condiciones de vida. Y es que el ser humano es un animal muy extraño. Si nos asombra que el pueblo pidiera la cabeza de Struensee, recordemos como nuestra propia oligarquía desmantela nuestro estado del bienestar con el apoyo mayoritario de sus votantes, a pesar de que Mariano I “El Ausente” delegue sus funciones, al menos de cara a la galería, en su “Consejo de Estado”. La historia cambia pelucas por mechas o botox, pero se repite constantemente, y es lo mejor que sacamos de visiones de películas, por otro lado bastante entretenidas, como esta Un Asunto Real.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un Asunto Real

  1. Para los que no sean catedráticos en Historia de Dinamarca te acabas de convertir en un pedazo de spoiler. ¡Qué lo sepas! Menos mal que ya la había degustado.

    Y estoy de acuerdo contigo. Es una estupenda película, muy entretenida y bien ambientada (supongo, yo no me encuentro entre esos catedráticos) y, sobre todo, bien dirigida e interpretada. A pesar de todo sufrí una pequeña decepción pues esperaba aún más de ella. Problemas de las altas expectativas.

    • haticusfinch dijo:

      Nada que no encuentres en cualquier Wikipedia señor Rafael. La película no va de sorpresas. En todo caso yo cada día espero menos de las películas, así nunca decepcionan más de lo que prometen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s