Las Sesiones

Hay años que por una razón u otra se pone de moda un tema en la temporada de premios. Este año han tocado los discapacitados físicos, pero curiosamente no desde un punto de vista tremendista y dramático, sino desde un aire que abarca desde el optimismo de la comedia hasta el romance. Es una novedad que ha hecho que en la temporada de los oscars suenen los nombres de Intocable, Óxido y Hueso y ahora Las Sesiones. Tal vez en el futuro lo estudiarán como el canto del cisne del estado del bienestar donde los problemas físicos no suponía que la persona tuviera que dejar de pensar en vivir. Veremos.

sesiones Las Sesiones supuestamente está basada en los escritos autobiográficos del escritor y poeta Mark O’Brian, y ha supuesto sendas nominaciones a los globos de oro para sus protagonistas, Helen Hunt y John Hawkes, sin quienes no hubiéramos conseguido esa identificación con los personajes. Magníficos en sus papeles, a ellos se debe gran parte del éxito de la cinta, premio del público en Sundance.

La película, sobre todo al principio, nos sorprende con un montaje algo atropellado saltando de escena en escena bruscamente, y aunque esto pudiera parecer un defecto, le da un aire de docudrama que por increíble que parezca funciona. Perfectamente podría haber sido una obra de teatro, a pesar del intento de rodar en muchos exteriores, pero es que es en los diálogos donde reside la magia, cargados de humor e ironía. Hasta el papel que juega la iglesia católica, encarnada por el padre Brendan (William H. Macy) sirve tanto para justificar momentos narrativos desde el punto de vista del protagonista, como para relativizar el integrismo de esta institución frente a la realidad de la vida fuera de su burbuja de la jerarquía.

Magnífica película, que junto a las anteriormente mencionadas nos hace recapacitar que sería la vida de estas personas si fueran emigrantes sin tarjeta sanitaria en nuestro país, o tuvieran que hacer frente a los recortes en Servicios Sociales y desarrollo de la Ley de Dependencia en España. Probablemente no podrían disfrutar del humano placer de reir, escribir, pensar, relacionarse y creer que a pesar de sus limitaciones pueden sorprenderse con nuevas fronteras, sea en diversión y relaciones con otras personas (Intocable), en encontrar el amor y tener vida por delante (Óxido y Hierro) o al menos poder disfrutar de un polvo y recordar tus días en los que al menos dejaste huella en tres mujeres (Las Sesiones).

Para no perdérsela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s