La Vida de Pi

Pereza. Me da mucha pereza escribir sobre La Vida de Pi. Dicen que las obras cumbres de un movimiento se suelen hacer cuando éste está ya a punto de terminar, y a partir de ahí solo se copian y se van muriendo. El Quijote supuso el tiro de gracia de las ya moribundas novelas de caballerías, así como espero que La Vida de Pi sea el tiro de gracia de Paulo Coelho y resto de bestsellers de teminales de aeropuertos.

No se confundan. Nada más lejos de mi intención de comparar al tigre digital con el caballero de la triste figura, ni tampoco usar la sátira o la hipérbole con otra intención que explicar un suspiro de alivio que me recorrió cuando tras dos horas de oir dar gracias a dios por todo pude levantarme de la butaca.

Ya debí suponer que había mucho de ello cuando en todos lados no dejaban de alabar las virtudes técnicas de la cinta. Y sobre todo cuando El James Cameron se dedicaba a gritar a los cuatro vientos que era la obra cumbre del 3D desde Avatar. Por eso fui a verla en 2D….yo quería ver una peli, no sufrir como con aquellos muñequitos azules mareándome con las gafas de turno.

vidapiVale. Visualmente es muy agradable. Pasas de una postal de amanecer a una imagen ideal para una camiseta con una ballena saltando en colores fluorescentes. Pero todo eso ya lo vi en el tráiler. Y no estuve dos horas para ello. Definitivamente el ser humano ha llegado al supremo nivel de infantilidad cuando llama obras maestras a dos horas de New Age, postales de Power Point, y sucesión de imágenes a cual más Kitsch. Yo porque soy muy inútil, porque otro se podría forrar escribiendo “Mejora su vida interior con las enseñanzas de La Vida de Pi”. Seguro que congregaría un movimiento que ríete tú de los Tuppersex.

¿Que la película está bien hecha? Si gastándose 100 millones de dólares y teniendo un pedazo director como Ang Lee llega encima a salirles un churro ya sería de juzgado de guardia, pero por la misma razón me molesta más que se malgaste tanto talento en un sincretismo de religiones pasado por la batidora de la moralina de telepredicador. Yo creo que hasta los mismos guionistas debieron pensar que la estaban haciendo para paletos infantiloides, porque al final se ven en la obligación de explicar con todo lujo de detalles como si estuvieran en una guardería lo obvio. Ni siquiera dudan de que uno pueda suponerlo.

En resumen: Tantos millones en publicidad es porque la película les salió tremendamente cara, y hay que amortizarla como sea, con premios o con lo que haga falta. Les encantará, pero mejor se dedicaran a quemar políticos y banqueros y menos perder el tiempo en su búsqueda interior. El mundo ya no está para juegos de pijos ricos de occidente. Fin de una era.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Vida de Pi

  1. Glups! Pues quizás mañana vaya a verla O_O

  2. Abene dijo:

    De acuerdo 100% contigo, yo me aburrí como una ostra, pero no habría sabido explicar tan bien lo que me pareció la peli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s