Prometheus

A estas alturas que el cine te sorprenda es un milagro, y más en el género de ciencia ficción, que es un espacio donde se ha decidido que ya que la gente va a ir igual a llenar las salas, habiendo muchos efectos especiales para que molestarse en dar nada más.  Y si encima es verano donde brilla por su ausencia el buen cine no vamos a ponernos melindrosos.

Tal vez por eso soy muy condescendiente con Prometheus, una peli con la que igual en otra época me hubiera metido con ella. Hoy simplemente lo pasé bien. Innovar hace mucho que no se conjuga en este género, y teniendo un refrito de Alien, la Cosa y mil pelis vistas una y otra vez, con que esté bien empaquetado va uno que chuta.

El caso de Ridley Scott es un misterio. A veces tengo la teoría que sus pelis de los 80 fueron realizadas por otro, y que Alien, Blade Runner o incluso Thelma y Louise salieron de otra mente visto lo que ha hecho después, incluso atrocidades. Este Prometehus puede clasificarse de aceptable en un director que hubiéramos conocido después de los 90, Gladiator incluido.

Se deja ver, tiene buenos momentos, es un buen entretenimiento, y con Charlize Theron, Michael Fassbender y otros actores menos conocidos pero eficientes, al menos es una buena opción para un caluroso agosto de neuronas fritas bajo el asfalto.

Hay mucho que se podría analizar sobre esta película, pero no tanto por su profundidad sino por lo que representa de cómo está el cine hoy en día y la encrucijada en la que se encuentra. Pero de entrada una reflexión: ¿eran necesarios 124 minutos para contar esta historia? Alien y Blade Runner duraron 117 minutos, vale, eran largas, pero sólo te dabas cuenta por el dolor de tus brazos en tensión a la salida en la primera, y por las pupilas dilatadas intentando vislumbrar algo en el oscuro y lluvioso futuro de la segunda. Pero cuando no hay que contar, alargar algo solo significa relleno de momentos incómodos. Añoro, digo una y otra vez a los clásicos que duraban sus 90 minutos y te daba pena que terminaran.

En fin, que tal vez Prometheus pudiera ser a la ciencia ficción lo que hace poco fue Super 8 al cine juvenil de los 80. Mucha nostalgia pero más de lo mismo. En todo caso, y visto el tiempo que hacía que no pisaba una sala de cine por puro aburrimiento, ya se agradece que me haya hecho acercarme a una y pagar por estar dos horas en ella. Y dejo el cine de calidad para otros momentos del año.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s