Sombras Tenebrosas

Sombras tenebrosas son por las que circula Tim Burton últimamente, si me permiten el chiste fácil. Niño mimado de la industria, que le dejan hacer casi lo que quiera con presupuestos holgados a cambio de que de vez en cuando dirija una superproducción rentable. Hacen exposiciones sobre su persona en el MOMA y en la Cinémathèque française, se editan libros con la misma periodicidad que sus estrenos, y tiene legiones de seguidores fieles que compran su merchandising forrándolo a él y sobre todo a la compañía que lo patrocine (Warner o Disney sobre todo).

¿Pero a que suena esto? A figura legendaria pero del pasado. A icono de otra época que se colecciona como póster de Marilyn, la pose rebelde de Dean o la moto salvaje de McQueen. Esperemos que no sea así y ande equivocado, pero esa es la impresión que toma uno cuando ve Dark Shadows (Sombras tenebrosas), el último producto de la máquina Burton.

Cuando uno ve esta película no se deja de pensar en Beetlejuice o Sleepy Hollow. Casa encantada con personaje peculiar y leyenda del pasado, parecía la mezcla perfecta entre el humor irreverente de la primera y el aire fantasmagórico de la segunda. Un producto 100% Burton aunque viniera de una antigua serie de televisión.

Entonces ¿Qué falla? Difícil definirlo, pero se podría decir que falla el “espíritu”. No hay alma, no hay disfrute, no hay ganas de sorprender. Es como coger todos los tópicos de su autor y ponerlos juntos en una peli dirigida por un técnico que copia todos los elementos. A saber donde anda el Burton (¿tal vez en la más esperada Frankenweenie, que se estrena a final de año?).

Las películas de Tim Burton se caracterizaban justo por lo contrario: imperfectas películas con imperfectos guiones pero con maravillosas atmósferas. Es lo que produjo la legión de fans incondicionales que tiene ahora. Pero ya en Alicia en el País de las Maravillas la perfección técnica escondía la falta de ese algo que poseían sus obras como Sleepy Hollow, Ed Wood y mi reivindicada Big Fish.

En fin, que más allá del apresurado prólogo de Sombras Tenebrosas, del que en el pasado hubiera sacado por sí solo una película completa, de los actores cumpliendo pero sin convencimiento y de un guión un poco chapucero (¿la policía se marcha sin más explicación de la casa familiar en plena lucha de poderes sobrenaturales porque se acabó su turno y tenían que fichar?¿la línea familiar sigue a pesar de la muerte de los progenitores y de su único hijo?), lo que nos desilusiona de esta película es lo que podía haber sido en un Burton menos complaciente, tal vez con menos años, y menos pendiente de la venta de sus muñequitos y homenajes por todo el mundo. Yo rezo porque la razón fuera la antes apuntada: que éste fue un encargo mientras reparaba ilusionado esa revisitación en Stop-Motion de su antiguo corto Frankenweenie. Sus fans también lo esperamos, y por ellos les dejo no solo el trailer de Sombras Tenebrosas, sino el de su próximo estreno.

;

Frankenweenie

;o

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s