La última estación

 

Muchas veces me he quejado de que películas de interés no llegan a mi ciudad, y que por eso sólo ya obliga a prácticas satanizadas como la piratería. Ya pasó con Una Educación que nos ningunearon, y casi es el caso de La Última Estación, donde ya la dábamos por perdida cuando ha reaparecido misteriosamente en las salas. Sé que no es Avatar, pero dos nominaciones al oscar y Helen Mirren, Christopher Plummer, james McAvoy y Paul Giamatti es suficiente para otro tipo de público.

 

            Lo primero que surge al ver la película es un curioso interés por esa historia de Tolstoi y su mujer, esa lucha entre la pseudorreligión de sus seguidores y la pelea de una mujer por el hombre que ha amado casi 50 años y la herencia de sus hijos, todo ello en un periodo prerrevolución rusa. Vamos, un ambiente desde luego poco tratado por el cine.

 

            La película es muy irregular, a ratos cansa, se nota una torpe dirección por parte del siempre decepcionante Michael Hoffman (a saber que hubiera sido en otras manos), pero lo compensa una historia curiosa, una música preciosa del para mí desconocido Sergei Yevtushenko, y sobre todo la actuación de la pareja protagonista. Sublime.

 

En pocas palabras, una película discreta con elementos interesantes que podía haber ofrecido más, mucho más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s