Invictus

 
 Sería muy fácil meterse con Invictus diciendo es un poco blanda, con un tufillo religioso-conservador, sin dobleces en los personajes, y que no tiene los matices de la anterior obra de Clint Eastwood, Gran Torino. Pero visto lo visto en lo que va de año, mejor centrarme en que me lo pasé muy bien viendo como Morgan Freeman te hace creer es Mandela sin parecerse a él; de como luchan por el rugby cuando es un deporte no entiendo ni me interesa; y como deja muy claro que su postura es la del perdón aunque parezca imposible por el bien de todos.
 
 Desde luego Clint Eastwood es el último de los directores clásicos, clásicos en la forma de narrar y clásicos en los mensajes simples y claro que transmite. Incluso llega a emocionar en algún momento. Esa es la diferencia entre él y el Reitman y su Juno o Up in the air: puedes no estar de acuerdo con lo que cuenta, pero lo cuenta tan bien que te hace pasar un buen rato. El Reitman, suena a moralina de catequesis y aburre.
 
 Definitivamente, recomendable, y aunque no sea la mejor de su director, ya quisieran todos los principiantes que están en la carrera al oscar por mucho presupuesto publicitario se gasten en Pandora o le pongan un traje de Armani al Clooney.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s