Frozen river

  Un año, bueno, digamos que casi un año ha tardado esta película canadiense en llegar a nuestras salas, mientras numerosos bodrios que tampoco se caracterizan por su números de taquilla van pasando uno tras otros puntualmente. Misterios del cine. Y luego se dedican a quejarse de lo mal que va la industria, como baja el número de espectadores, y la solución que encuentran es subir los precios de la entrada hasta límites donde te planteas que para tragarte un bodrio mejor inviertes ese dinero en cerveza. Frozen River tuvo 2 nominaciones a los pasados Oscar, motivo único por el que al menos ha llegado a nosotros. Es de esos casos que sirven para explicar la utilidad de estos premios además de para promocionar la última superproducción “de calidad” de los estudios. Lo mismo comentamos ya en el caso de The Visitor.

 En el caso que nos ocupa constituye una estupenda película que no deja respiro al tedio, donde se nos muestra una interpretación ajustada de una actriz desconocida por mí, Melissa Leo, y su forma de salir adelante ante el abandono de su marido por medio de la emigración ilegal. Y todo en un tono contenido, tanto en medios como en ánimo. De obras como ésta deberían aprender todos esos directores lloricas españoles que protestan de la falta de medios para justificar los bostezos que provocan sus pedantes y aburridas obras.

 Gracias a dios a llegado Frozen River, que menudo comienzo de temporada más desértica llevamos. A ver si vienen más como ésta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s