Películas no estrenadas

 

Últimamente no escribo nada porque no hay
nada que me llame la atención. El verano es una época escasa
cinematográficamente hablando. Sólo hay superproducciones estúpidas o
comedietas de relleno. De vez en cuando asoma alguna joya olvidada para llenar
sala entre un blockbuster y otro. Pero este año nada de nada. Ni unos ni otros.
Será la crisis. Ante eso siempre nos queda refugiarnos en estrenos pasados
revividos, películas escapadas en su momento o, como es en este caso, obras por
las que sientes curiosidad pero a pesar de tanta sala y tanto relleno, nunca
llegan a aparecer ni una semana. Unas veces son un misterio, y otras fácilmente
explicables.

 Las películas a las que me refiero son The Fall.El sueño de Alexandria
y Cadillac Records. Dos obras muy distintas pero muy dignas sobre todo
cuando comparamos con cualquier cartelera estos días.

The Fall.El sueño de Alexandria es un magnífico cuento visual donde el
director indio Tarsem (su anterior obra The Cell no ayuda mucho a
recordarlo), por lo visto muy conocido en el mundo del videoclip, despliega un
mundo paralelo digno de esas historias de 3 minutos que nos invaden desde la
MTV. Esto puede ponernos en contra (hay ejemplos como Adrian Lane donde
ha hecho mucho daño), pero en esta ocasión nos ofrece una obra digna de ser
vista en pantalla grande, llena de detalles, y con historias paralelas de un
cuento y otra donde un enfermo y una niña establecen un pulso para conseguir
cada uno lo que quiere. Tendrá muchos defectos, pero su paso por Sitges 2007,
donde fue bien recibida, hace aún más inexplicable que no llegara a las salas,
al menos en esas aburridas provincias españolas.

 La otra en cuestión de la que he disfrutado estos días, es Cadillac
Records
, la historia, no sé hasta qué punto real, de una discográfica allá
por los años 40 y 50 donde un judío blanco se empeña en vender música negra y
da a conocer artistas como Muddy Waters, Little Walter, Willie Dixon, Etta
James y Chuck Berry
, mostrándonos la teoría que el blues es el auténtico origen
de la música moderna, y su combinación con el country, en el caso de Chuck
Berry, el origen del Rock’n Roll. Muy buena música, buenas interpretaciones, y
aunque se nota la peli no es de gran presupuesto, tiene una muy buena
ambientación. Muy recomendable para los que aún creen que Elvis inventó
el Rock y que los Beach Boys no plagiaron a Chuck Berry.
Incomprensible su omisión de las salas españolas, pero en éste caso se entiende
porque el público de aquí no va a ver una peli de negros que no se puede doblar
y hay que ofrecer en versión original. Además, está muy reciente el estreno de Dreamgirls,
y en España ya es mucho musical negro para una temporada. Una pena, porque me
atrevo a decir que ésta es una obra más madura que la irregular superproducción
de Bill Condon. En ambas, por cierto, aparece la espectacular Beyonce Knowles,pero en Cadillac Records se acerca más a un papel de actriz,
ejerciendo además de productora, lo que muestra su interés por la misma. Muy
recomendable para los amantes de la música.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s