Te quiero, tío

 
 Desde luego tiene que ser muy duro ser hombre heterosexual en el siglo XXI. La crisis de identidad que provoca la liberación de la mujer del macho, la petición del abandono de instintos más primarios, y lo mal visto de ciertos rituales escatológicos han hecho que el pobre individuo ya no sepa como hacer la berrea y marcar su territorio. Ésta es la única explicación posible para semejante chorrada de pelicula, donde se pasan casi dos horas con chistes, muchas veces se nota que improvisados, alargados hasta el infinito, para llegar a un final de lo más previsible desde el minuto primero. Y digo lo del final porque de milagro no me levanté harto de semejante despropósito a su mitad.
 
 En fin, lo dicho: es muy duro ser un hombre en el siglo XXI.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s