The Visitor

 

Muchos dicen que los premios Oscars no son sino una merienda entre comerciantes para vender sus películas cada año al mundo. Que nada tiene que ver con las mejores, y nada tienen que ver con el cine en sí. Pueden tener razón, pero también se puede argumentar que sirve para ver un puñado (a veces) de buenas películas y descubrir cosas que de otra forma pasarían desapercibidas. Porque frente a 13 nominaciones de El Curioso Caso de Benjamín Button, típica obra facilona de gran estudio promocionada hasta la saciedad para venderla en los premios y con actor de gancho incluido, hay muchas otras que se cuelan con uno o dos nominaciones, que si lo que te interesa es el cine en sí, estando atento puedes descubrirlas, sólo hay que estar atento. Ese es el caso de The Visitor.

 

Probablemente sin la nominación de Richard Jenkins como mejor actor esta obra hubiera pasado desapercibida por los cines y sólo unos pocos la hubieran disfrutado, todo contando hubiera llegado a las salas de cualquier ciudad de provincias. Y hubiera sido una pena.

 

Obra magnífica, sensible pero sin concesiones a la sensiblería, aborda temas complejos que nunca vemos de forma seria en el cine norteamericano. Aquí los emigrantes no son ignorantes delincuentes que se merecen su destino, el sistema no es estupendo, y nos muestra las injusticias y recortes de libertad que se cometen en nombre de la supuesta seguridad en el mundo actual (no han podido encontrar mejor justificación).

 

Pero desde luego el tema principal no es éste mencionado, ni el visitante es el emigrante. El protagonista y extraterrestre en cuestión es ese profesor anodino, gris, aburrido de su trabajo que descubre un mundo nuevo al llegar a otro planeta.

 

Película de desarrollo pausado y sin final fácil para el público, si demuestra que a veces quien menos te lo imaginas puede ofrecerte nuevas formas de ver la vida, tal vez sólo cambiando el ritmo de la música que oímos en nuestra cabeza. Merecidísima nominación para Jenkins, y me parece un signo de ceguera la no nominación de Haaz Sleiman, lo que demuestra que hasta en los oscars la sociedad occidental ningunea a los que no son típicos actores occidentales en papeles occidentales.

 

Si quieres cine con mayúsculas sin promociones millonarias ni Penélopes en miles de vallas publicitarias… ésta es tu película.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s