Retorno a Brideshead

 

Confieso que he visto la película desde la mayor de las ignorancias. No he leído la novela (como casi nadie, no mintamos) y ni siquiera recordaba haber visto la serie, aunque sí sabía de su fama pasada allá por los ochenta.

 

Esto me permitió abordar la visión de la película sin prejuicios (que si ni comparación con el libro, que si la serie era infinitamente mejor), opiniones vertidas siempre desde la nostalgia.

 

Y bueno, me suelen gustar mucho las adaptaciones inglesas, que aunque no sean redondas siempre tienen una elegancia y profundidad de personajes que no alcanza casi nunca otras cinematografías.

 

En este caso ocurre lo que era de esperar: mucho academicismo y demasiado respeto por un material que hace que se haga la historia larga, un poco pesada en algunos momentos y que mires el reloj a partir de cierto momento. Tal vez la historia era demasiado para abarcar sin cortes en una sola sesión de cine. Aparte de esto, los actores tampoco me parecen adecuados, no identificándote con ellos, y solo Emma Thompson llega a hacernos prestar atención (por dios, como echamos de menos a esta mujer).

 

En resumen, una película larga, que a partir del final del flashback se hace eterna, donde sólo el ambiente inglés consigue hacernos olvidar una obra fallida. Lo siento por los nostálgicos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s