Iron Man

 

 Cine de superhéroes = cine comercial con la finalidad de recaudar lo máximo en poco tiempo y dejar puerta para una rentable franquicia.

 

 Si se cumplen estas premisas, la película en cuestión se habrá considerado un éxito. Si esto es así, es de suponer que Iron Man las ha cumplido con creces. Cuando parecía que el cine de superhéroes mostraba signos de agotamiento, resulta que surge este megaéxito.

 

 Si no te va el cine comercial de explosiones, ruidos y efectos del más-difícil-todavía, no pierdas el tiempo y el dinero en esta película. Pero también decirte que te pierdes un entretenimiento digno, un pasar el rato si no tienes nada mejor que hacer como leerte las obras completas de Proust.

 

 Iron Man no es lo mejor que ha parido este nuevo género que ha invadido el siglo XXI. No vi Batman Begins ni muchas otras, pero resumiendo decir que no llega al nivel de X-Men, para mí la mejor de este grupo hasta la fecha, pero no cae en el penoso estado de un 4 fantásticos ni en un triste Daredevil.

 

 Buen entretenimiento, de guión simple pero efectivo, lo mejor de Iron Man no es la acción ni las explosiones sino ese Robert Downey Jr. bestial. Actor que se come la pantalla y deja el resto del reparto estelar como meros comparsas ante su presencia. Aún recuerdo como me dejó con la boca abierta con la fallida Chaplin, oscar inmerecidamente no recibido allá por el 92 del siglo pasado creo. Pensábamos que lo habíamos perdido, pero Zodiac y este Iron Man lo devuelve al primer plano si los vicios se lo permiten. Lo mejor de este héroe es que cuando se transforma no perdemos al actor, ya que su persona sigue bajo el traje y vemos su cara y expresiones, no convirtiéndose en un mero juguete infográfico al estilo Spiderman o Hulk.

 

 Como reflexión mencionar que las pelis de superhéroes son material perfecto para ver las tendencias sociales y políticas en cada momento. En un momento los malos son nazis, luego rusos, amarillos perdidos en una selva asiática, locos por dominar el mundo, etc hasta llegar a esta película donde por primera vez resulta que el protagonista es malo malísimo que vende armas a quien sea, mujeriego y sin escrúpulos (digno protagonista de una peli de la época Reagan), pero que sufre una revelación y se transforma en un luchador por la paz y la justicia. Sólo en estos días, donde Bush está en horas bajas y se ve con malos ojos su intervención a toda costa en Irak, podría hacerse una obra así. Un cambio es un cambio. Dejo el tema para eruditos.

 

Resumiendo: Ni tan buena como la vende la publicidad (interesada, por supuesto), pero una obra digna en su género, buen rato, un actor que él solo justifica la peli y un detalle para los palomiteros y los culos inquietos que son incapaces de mantenerse en la sala: si no te quedas al final te pierdes algo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s