Hijos de los hombres

Curiosa película esta. Es el ejemplo más descarado de McGuffin (recurso cinematográfico creado y utilizado por un tal Alfred Hitchcock). Es decir: en la película lo que pasa ni se explica bien, ni importa. Se sabe hacia que se va, pero no porqué. Y es que en ningún momento en esta historia de un futuro estéril se explica porqué se ha llegado a esa situación, ni porqué el mundo se encuentra en ese caos (aunque se intuye a causa del desánimo), ni lo que es peor, porqué es tan importante para los protagonistas llegar a los integrantes del "proyecto". Vamos, que na de na. Y encima desconcierta con una Julianne Moore que no se sabe muy bien que pinta ahí (no voy a decir nada para no chafar la peli). O sea, que no vale la pena hacerse preguntas que no se van a contestar. Puro MCGuffin.
 
Lo único que importa en esta película es la huida siempre hacia adelante pase lo que pase y unas imágenes sin respiro con unos actores que te trasmiten su tensión. Y lo consiguen. A pesar de todo esto que para algunos sería un timo, la película funciona. Entretiene. Es desasosegante. Y posee una escena final de batalla muy bien rodada con un realismo que llega hasta el mismo objetivo de la cámara.
 
Curiosa propuesta… que dividirá y será tomada como engaño para unos y como ejercicio para otros. Pero no está mal. Es entretenimiento sin mil planos por segundo y explosiones gratuitas que tan de moda estan hoy en dia en el cine americano más simplón. A disfrutar pasándolo mal
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s