El Laberinto del Fauno

A pesar de ser tan nombrado y renombrado, reconozco que soy un ignorante sobre el mundo de Guillermo del Toro… aunque realmente hasta el momento tiene más renombre que mundo, que tampoco sus películas son tantas y menos las personales. Si no he visto Cronos, su opera prima tal vez me falte una pieza clave para juzgar, porque obviamente no voy a hacerlo en base a Blade II y Hellboy. La primera de ellas la vi arrastrado por un amigo infame, y mejor olvidar la experiencia del peor cine comercial americano. Y con la segunda ni perdí el tiempo. Ya he dicho que no soy fan de la moda de adaptaciones de cómics.
 
Fuí a ver El Espinazo del Diablo con esperanza de ver algo distinto y original, y me pareció un intento loable pero fallido de mezclar fantasía en un mundo donde hasta el momento solo había dramas acomplejados sobre la guerra civil española. Sólo alguien de fuera podía atreverse a hacer algo así. Una pena que no funcionara.
 
Así que me subí al Laberinto del Fauno con esperanza pero desconfianza visto lo visto. Los trailers la verdad que eran poeticamente fascinantes, pero de nuevo esa mezcla de drama español y fantasía……
 
Esta película podía ser una continuación de escenario del Espinazo, aunque a mí casi me pareció más un saldo de cuentas por el trabajo no bien hecho anteriormente. Porque todo aquello que apunta maneras y no consigue en aquel drama de fantasmas, está bien resuelto en esta incursión de hadas y faunos. El drama pos-guerra civil es duro. Muy duro. Tal vez algo demasiado gore. Pero sirve de contrapunto al mundo de Ofelia de fantasía. Fantasía infantil pero también sucio, decadente y sin piedad. No podía ser de otra manera viviendo la niña el entorno en el que vive.
 
Y aquí está donde veo el mayor acierto de la película. Un mundo de fantasía con un diseño de producción e imaginería muy bien conseguido, que hace que eches de menos más minutos cada vez que aparece.
 
Cabe preguntarse si ese mundo es real o está en la imaginación de la niña para escapar de la dura realidad en la que se encuentra. Yo quiero pensar en la segunda posibilidad porque brinda a la película una poesía y profundidad poco vista en las películas fantásticas.
 
No es una obra redonda. A veces la mitad real se me hizo larga y reiterativa, pero hay que reconocer que es un guión redondo, y todo el diseño de producción no es que sea notable, es sobresaliente, dejándote imágenes y postales en la memoria que creará seguidores. Y esa Ofelia hace que te creas la historia. No suelen gustarme los niños en el cine, casi tan poco como los abuelos y los animales, pero la verdad es que es una pedazo de actriz que se come toda la pantalla y es capaz de hacerte sentir sus miedos. Tampoco el resto del reparto parece "de película española" (esa lacra que oimos siempre a sus detractores), sobre todo una comedida Maribel Verdú. Sergi López hace muy bien su papel de capitán cruel y sanguinario, aunque nunca llegaré a creermelo con esa voz aflautada que tiene.
 
Leí que el director quiere hacer una trilogía con El Espinazo, El laberinto y una por venir. Si esta es la progresión de calidad de la misma, rezamos para que sea realidad.
 
En resumen, una película muy recomendable a pesar de sus limitaciones, que hace que por fin empecemos a ver las obras que a estas alturas del año uno ya espera y de las que de momento parecíamos huerfanos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s