Impresiones de Estambul

Es difícil y
cuesta sentarse a escribir después de las vacaciones. Sólo apetece que no
acaben y quedarse con los aromas y las experiencias. Pero así y todo, me
saltaré por enésima vez el tema cine para comentar brevemente impresiones sobre
mi visita a Estambul. Fugaz, porque quien en una semana diga que ha conocido la
ciudad es un poco ingenuo, y quien diga que viendo un puñado de monumentos se
toma el pulso, no sabe lo que es viajar. Y en una semana sólo da para eso: ver
un puñado de monumentos, grandiosos, eso si.

En primer
lugar, decir que aunque he visitado un par de países musulmanes, la modernidad
que podías encontrar en esos era como impuesta, falsa. Una modernidad de plástico
donde lo nuevo perdía vigencia al situarse junto a lo viejo. Centros
comerciales de aspecto decadente frente a la miseria y la forma de vivir más
arcaica. Lo peor de ambos mundos.

Estambul, en
cambio, te abofetea con una ciudad realmente moderna, dentro de sus
limitaciones, junto a los símbolos que el hipócrita y prejuiciado mundo
occidental localiza en lo más atrasado de las postales de lejanos destinos.

Ciudad caóticamente
organizada, con decentes servicios, que se mezclan con el aroma de las especias,
y las llamadas desde los minaretes de las mezquitas que cortan la línea del
cielo. Por eso, choca tanto Estambul.

Sentarse en
los parques del Sultanahmet a las doce de la noche viendo pasar a la gente y
disfrutando de la gran vida nocturna, pasear y tomar algo de día y de noche en
los alrededores de Istiklal Caddesi, pasear y visitar la plaza y mezquita de Eyüp
viendo sus gentes mientras te comes una rosquilla, o dejarse llevar por las
llamadas y solicitudes a comprar o comer algo, es tan o más interesante que
penetrar en Santa Sofía y asombrarse ante su cúpula o maravillarte de los
mosaicos y frescos del siglo XIV de San Salvador en Chora.

En resumen,
como visitante siempre cuando visitas una ciudad con los ojos abiertos te
llaman la atención dos o tres cosas, o bien por la sorpresa o por los
prejuicios que llevabas. A mí de Estambul me impresionó:

 

1.- El
silencio de las calles y el tono de voz de la gente. Siempre tenemos la idea
que los mundos mediterráneos y musulmanes son escandalosos, gritones y
ruidosos. Estambul es una ciudad calmada, yo diría que “corre sin prisa”, y la
gente habla en un tono bajo, algo más que un murmullo, amable y siempre con
ganas de agradar, incluso cuando intentan timar al turista. Ya podrían aprender
las masas de españoles que entran a gritos en todos lados y no dejan de
disfrutar de las cosas y los momentos.

 

2.- Las
llamadas a la oración entre tantas y tantas mezquitas, que suenan casi a música
y desprenden un aroma que casi se puede oler. Disfrutar del patio de una
mezquita poco turística con Eyüp. Sentarse y ver la gente entrar y salir, entre
ellos los niños vestidos para la ocasión de su circuncisión.

 

3.- La
comida. Pensar que Estambul y sus kebab son como los servicios de comida rápida
que nos han importado es como pensar que un filete es una hamburguesa. Uno de
los mayores placeres de la ciudad, al menos en verano es comer, y comer en la
calle. Y el pescado, delicioso. Una noche en Kumkapi comiendo pescado y oyendo
los grupos de música y la gente cantar no tiene precio (por muy barato que
sea).

 

4.- Ahhh y lo
mejor, ir en buena compañía para disfrutar cada momento y que todos respiren esas
impresiones sin prisas.

 

Ante esta
visión uno se pregunta: ¿es esta ciudad Europa? Y entonces uno duda sobre que
es este continente. ¿Es más distinta esta ciudad entre dos Continentes,
aliviada sus calles, trafico y edificios por el respiro que da el Bósforo y el
Cuerno de Oro, de lo que puedan serlo Madrid y Helsinki? Basar esta diferencia
sólo en la existencia o no de Mezquitas es no haber estado en Estambul. Y
recordemos que durante casi 500 años, gran parte de Europa era “Esta” Europa.

 

Tal vez más adelante cuente más….
O no.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s